Carta Abierta al Papa Benedicto XVI


Ilustrísimo y Benedictísimo Papa Benedicto XVI

Ciudad del Vaticano, Casa de Pedro.



Saludes Santísimo. Como representante de Dios en la tierra, heredero de Pedro y máxima autoridad de la Sagrada Iglesia Cristiana Católica te dirijo esta carta.

Con mucha sorpresa he escuchado en los noticieros la noticia según la cual existen ahora nuevos pecados. Qué puedo decir…. Mi querido Benedicto XVI, cuando me enteré de la buena nueva, no pude dejar de carcajearme por un buen rato, sobre todo al conocer de qué pecados se trataba. Te pido excusas si he malinterpretado mal la poca información que he podido recopilar sobre el tópico que me ocupa, y estoy dispuesto a rectificar cualquier información que no se atenga a tu Santa Verdad.

El encargado del Penitenciario Apostólico, el obispo Gianfranco Girotti, en una entrevista afirmó que los pecados no son sólo individuales sino también sociales y a partir de esto habría que introducir una nueva lista de pecados. Tú te apresuraste a decir que esta nueva lista no agrega nada nuevo a los pecados existentes, que la idea propiamente dicha de nuevos pecados no es una versión oficial, y que estos pecados son ya bien viejos pues aparecen en Homilias de hace 100 años que sólo tu y tus colaboradores conocen. Pero la difusión mediática lo ha interpretado de otra manera y ya el daño es irreparable, creo yo (a fin de cuentas, muy pocos le hacen caso a lo que dice la Curia Romana, a menos que sea algo risible). De hecho, aunque muchos de los nuevos pecados pueden verse como interpretaciones de algunos viejos (como la vieja avaricia), los nuevos pecados efectivamente parecen nuevos pecados, si uno los compara con los clásicos no matarás, no mentirás, no comerás en exceso y no envidiarás al prójimo (sobre todo su mujer… qué machista no? O muy feminista podemos decir, pues la mujer estaría libre de desear el macho de su vecina. O muy machista, pues se asume que las “perras" de las mujeres siempre están dispuestas a venderse gratis y jadeantes al mejor postor, y por tanto las tablas de la ley sólo se ocupan de salvar en especial el alma de los hombres. Mi amado Benedicto XVI, aquí en paréntesis, ¿me podrías ayudar a interpretar este mandamiento?).

Bueno, hago entonces una lista de estos “nuevos” pecados que no son tan nuevos, y me perdonarás que tendenciosamente desde ahora asuma que estas estupideces son ideas tuyas.

  • Es pecado cualquier investigación que altere la genética de los organismos incluyendo la producción de células madres, embriones in vitro y la clonación.
  • Es pecado cualquier acción llevada a cabo con fines anticonceptivos.
  • Es pecado drogarse, pero también la producción y comercialización de la droga.
  • Es pecado cualquier acción humana que atente contra el medio ambiente.
  • Es pecado cualquier acción humana que tenga como objetivo la acumulación excesiva de riquezas.
  • Es pecado cualquier acción humana que tienda a aumentar la fractura social entre ricos y pobres.

Vaya que lista. Primero que todo podría señalar la ambigüedad de los dos últimos pecados. ¿Quien establece los criterios para determinar si una acción humana entra a tipificarse como acumulación excesiva de riquezas? La abuelita que guarda neuróticamente sus billetes bajo el colchón (muchas veces bastante plata tienen las abuelitas) ¿debe ser achicharrada en el infierno?. ¿Los banqueros merecen la tortura eterna?, ¿y los cajeros de banco y las secretarias que indirectamente contribuyen con la labor de los banqueros?. ¿Son todos los accionistas de la Coca cola unos impíos miserables que deben ser ajusticiados por toda la eternidad?, ¿lo es el dueño de la panadería que acumula riquezas mientras sus trabajadores reciben un sueldo irrisorio?. ¿Deben ser atrincheradas, empaladas, desintestinadas y torturadas las almas de todas estas personas, quien establece los criterios para distinguir quien si y quien no?. ¿Tiene el cielo tribunales para decidir los casos difíciles, puedo escoger mi abogado (me apunto con mi amigo D. M. si hay que escogerlo en vida)?.

Obviamente esto mismo vale para los otros pecados…. Mi señor Benedicto XVI, tengo un amigo adicto a la cafeína, una droga altamente adictiva y desestabilizadora de la psique cuando se consume en altas cantidades, ¿se pudrirá él en el infierno mientras demonios roen su cráneo infestado de mohos?. Tengo otro amigo que de fumar 30 cigarrillos diarios, pero con voluntad férrea ahora sólo fuma 8, ¿se encuentra acaso más cerca del Santo Reino del Creador?. Tengo otro que bota papelitos a la calle, y otro que utiliza todavía bombillas incandescentes, muchas veces yo mismo dejo el cargador del celular conectado por horas y derrocho agua mientras me baño, nunca he desarrollado en mi casa un sistema de reciclaje serio…. ¿me sacarán los ojos súcubos malignos con el fin de que íncubos enfermos me violen penetrándome por mis vacías cuencas oculares?. ¿Es el cuerpo del tendero que vende cigarrillos sin filtro el próximo podrido altar de carne donde Satán posará su oloroso trasero?. Por no hablar de los pecados clásicos: mi hermana el otro día se comió 5 arepas de huevo inmensas de una sola sentada, y al parecer no es la primera vez que hace algo tan sorprendente, ¿es eso gula?... ¿En el infierno le sacarán por los poros de la piel todo lo que se comió en vida?.

Estas preguntas mi ex Cardenal, son legítimas y de verdad arrullan mi corazón con angustias e indecisiones sobre mi vida y la de mis conocidos más queridos. Sin embargo, no quiero discutir que, en el fondo, los criterios de Dios y sus caminos son inescrutables, y que sólo él sabrá. Sólo me pregunto esas cosas porque, bueno, sería agradable tener claras las reglas del juego desde el principio. De hecho, creo que haces mal inventándote pecados en el camino cuando estamos en la historia ya cercanos a la segunda llegada de Cristo, según lo que las señales de Su Palabra nos sugieren (que por allí incluso otras fuentes afirman que tu eres el último Papa, Dios te tenga en Su Gloria).

Pero el objetivo de esta carta no es expresarte mis legitimas inquietudes sobre los temas antes mencionados sino mostrarte, y tu me perdonarás la sinceridad, lo idiota, servil, ridícula, descarada y patética que es la idea de esos nuevos pecados, muy en especial el pecado Nro 4 de la lista: Es pecado cualquier acción humana que atente contra el medio ambiente. Este es un claro ejemplo, mi querido y respetado Benedicto XVI, de la mezcla de hipocresía y bobería que ha sido a lo largo de la historia la Institución religiosa que tu representas ahora. Es la más severa idiotez que he escuchado el que la iglesia católica mencione esto como un pecado. Pues ha sido la religión católica precisamente una de las principales protagonistas y facilitadoras de la degradación, manipulación y destrucción que el hombre occidental ha ejercido sobre la naturaleza.

¿Que ha sido la naturaleza para la iglesia católica?... Según la interpretación tradicional, y espero que me perdones recordarte lo que ya debes saber, Dios creó la naturaleza, y creó al hombre como una parte esencial de la naturaleza. Dios es un espíritu de lo más elevado, lo demás es simple creatura. Allí encontramos una primera jerarquía que coloca a la naturaleza en un lugar secundario. Pues, aunque Dios se manifiesta en la naturaleza, Dios no esta en la naturaleza. Él es una realidad superior que es causa de sí misma.

Así, en esa realidad jerárquica, la naturaleza tiene el lugar más bajo, pues el hombre es la culminación, la Corona de la Creación entera. En términos prácticos ha sido rebajada ella a ser como un libro ambiguo, simple medio donde Dios se manifiesta. Pero como también tenemos la Biblia, La Palabra misma de Dios, ¿para que necesita el hombre otro libro que le hable de lo mismo?. De hecho, ¿cuantos árboles han sido talados para hacer Biblias, uno de los libros más impresos y vendidos del planeta? Pues allí vemos qué libro ha resultado más significativo.

Es cierto además que el hombre es más importante que el resto de la naturaleza. El ser humano entonces no sólo es la corona de la creación, sino que tiene un lugar muy especial en ella. "Entonces dijo Dios: 'Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra'”. No es sólo entonces que la naturaleza sea un simple medio de la manifestación de Dios sino que, mucho peor, es un mero instrumento de la virtualmente omnipotente potestad humana. Entonces, Dios le dio el derecho al hombre de utilizar a la naturaleza según sus humanas y mamíferas necesidades. En síntesis, al hombre se le dio el permiso de volver mierda la naturaleza.

Fíjate en esto, el hombre fue creado a imagen y semejanza divina, se le dio el hálito divino directamente de la boca de Dios, a los animales no. Y como ya te he recordado, a nosotros se nos dió el dominio sobre los animales, y cuando todo el plan de la creación se subordina a la salvación del hombre, ¿que jodas importa unos cuantos animalitos extinguidos, mi respetado Benedicto XVI? Sospecho que todo el run run run sobre los pecados medioambientales sólo se produce ahora, cuando la propia existencia del hombre esta involucrada… En pocas palabras, volvimos mierda la naturaleza, y ahora que nos vemos untados con ella, empezamos a querer ponerle orden a la porqueriza que hicimos.

Ni decir que el reino de Dios no es de este mundo, que todo lo corporal, todo lo material ha sido sistemáticamente satanizado desde el comienzo de la institución que tu, mi bienquisito Benedicto XVI, representas. Ahora empieza a importar la carne y la vida natural? Desde cuando?.

Que acto de hipocresía el que ahora salgas con esas, sobre todo por la incongruencia de toda la doctrina católica y cristiana en conjunto. Por lo menos pudieran disculparse y empezar a modificar ciertas creencias doctrinales. Así como se han mostrado bastante indecisos y relativistas con otros asuntos como la existencia, estado y naturaleza del infierno, uno podría esperar un replanteamiento de esa jerarquía Dios, Hombre, Naturaleza (yo propongo que pongamos a la naturaleza de primero, que admitamos por fin que ella y el otro son una sola y misma cosa y que nos olvidemos del que sobra).

Tu, mi honrado Benedicto XVI, pareces medio idiota intentando tapar con un pie el desastre global que la cristiandad que lideras ayudó a provocar calladamente. Por obra u omisión… por tu gran culpa. Pero no me malinterpretes, esto no es un ultraje contra tu persona, mi Benemérito Benedicto XVI, sé que no eres directamente culpable de estas cosas, pero como representante de Dios en la tierra cargas con el peso del pasado de tu Institución, y es hora que lo vayas admitiendo.

Tu dirás que es un cambio lo que se ha hecho, que esto muestra un interés de la iglesia por abrirle los brazos (¿las piernas?) al mundo de hoy. Tal vez, pero eso no los absuelve.

A mi lo que realmente me sorprende es que te las quieras dar ahora de pensador de vanguardia, con esa cara de vampiro senil que tienes, cuando no eres capaz de aceptar cuestiones tan sencillas como los preservativos. Este tema en especial me preocupa mucho, tal vez tu me puedas ayudar a entender.

Lo que yo percibo en mi ignorancia es que tu desconocimiento de la naturaleza humana es lamentable, ¿acaso realmente crees que la gente va a dejar de aparearse como los animales que son sólo para evitar tener hijos y de esa manera cumplir con la palabra divina sobre la rectitud de la cópula y contribuir además con la salud del planeta evitando reproducirse como conejos?. Porque es que parece que se te olvida que la sobrepoblación humana del planeta es el principal enemigo del medioambiente. Tu, de verdad, me sorprendes mi biennacido Ex Cardenal Ratzinger. Hay que ser bien cretino para ser tan bobo. Si de verdad te interesa la tierra y su salud, empieza a permitir cosas como los preservativos, y hasta los abortos en ciertos casos yo lo pensaría. A fin de cuentas ya nadie le hace caso a Roma con respecto a esos asuntos.

Cosas como esas de los preservativos son las que hacen que la gente vea la Iglesia ahora no tanto como una institución religiosa seria, sino como un club social para desocupados de alcurnia, o como un escapadero para enfermos mentales más o menos funcionales. Recuerda por favor las dos estupideces más que han sido elaboradas por tus teólogos más serios, mejor pagados y estudiados del vaticano. La lista de pecados informáticos, y las recomendaciones para el cristiano al volante. Si puedes encontrar, mi Benedicto XVI, una cosa más ridícula que esas dos, juro que voy a besarte los santos pies hasta pelarte con mis besos los huesitos. Una pregunta: ¿Cuánto dinero se gastaron en reuniones para establecer tan imbéciles e innecesarias conclusiones?...

En conclusión, que los pecados que aparecen en esa lista sean nuevos o no, es lo de menos. La equivocación, la hipocresía y la ridiculez son más más profundas...

Yo no sé por qué tengo la impresión que la iglesia Católica ya no es sino un fósil inútil que se autoperpetúa sobre sí mismo en una vacuidad sin sentido. Ustedes Hombre de Fe, encerrados en mundos aparte donde, sobre todo en Roma, todo es a un precio más fácil y todo es hermoso. Donde la única realidad es la que ustedes definen, donde creen que enviar una que otra vez a un cura joven, bueno e idealista a pasar necesidades en el tercermundo es suficiente para cumplir con su santa labor en la tierra... Partida de parásitos.

Te diré una cosa, si es pecado enriquecerse demasiado, propongo que la iglesia católica se despoje de todas sus riquezas para alimentar a los niños que mueren de hambre a diario en África y Asia. Te sugiero que vendas tus vestidos de sastre y bordados de oro y que viajes a entregarles tu mismo ropa y alimento a esos niños, y que toda la iglesia haga lo mismo. Que los curas vendan sus camionetas y regalen a los pobres el dinero. Que los cardenales cojan sus anillos, los vendan y que tomen el dinero resultante y lo donen a greenpeace, por dar un ejemplo. Si hacen esto, te juro por la sangre de Cristo que me arrepiento de todo lo que he dicho aquí, y me vuelvo católico cristiano, y me pongo a tu servicio; así sea de mono servidor para coserte los harapos y rascarte las canas pulgosas en las polvaredas africanas.

Siempre tuyo, muy humildemente se despide, tu futuro servidor.

Enviado directamente al Vaticano el Domingo 16 de Marzo al Correo:
benedictoxvi@vatican.va


20 comentarios:

  1. Ouch!

    Primera (que nervios)
    y efectivamente, Beneadicto es un nefasto, bobo y demas!

    Bien por ti, dale duro a la iglesia, que tienes razon

    ResponderEliminar
  2. Ya conocemos al diablo, resultó ser un gran payaso, como siempre a la sombra de Dios comiendose a todos los idiotas del mundo. La idiotez llama gente, mucha gente.

    ResponderEliminar
  3. No hay que ser tan duros con el pobre Ratzinger...

    no se por que tengo la impresion de que el es mas ingenuo que otra cosa

    y el de manera evidente no es culpable de toda la historia de la religion occidental

    ResponderEliminar
  4. Cuando te despides como "su futuro servidor", ¿estabas pensando en que va a aceptar tu propuesta? Tambien soy adicta al café, por lo menos quedaré en la misma celda del infierno con el amigo tuyo. Ali

    ResponderEliminar
  5. Pues no veo por qué no va a aceptar mi propuesta. Así salvará por lo menos un alma nueva del infierno, que hay que ver estoy seguro hace rato que la iglesia católica no logra salvar ni un mísero fuego fatuo agonizante...

    ...no creo que aconsejando lo que un buen cristiano debe hacer en la carretera se salven nuevas almas....

    ResponderEliminar
  6. y qué decir de mi? jajaja.. muy buen texto!

    ResponderEliminar
  7. MEJLLA HYDE
    ISAIAS GARDE

    LOS NUEVOS PECADOS
    http://mejillahyde.blogspot.com/2008/03/nuevos-pecados.html

    ResponderEliminar
  8. La hipocresía muchas veces es la ley de las religiones.
    En todo caso la población en general tendrá que prepararse para una temporada muy cálida (o muy fría, depende del punto de vista)después de su muerte. Y lo peor: La densidad poblacional que debe tener el infierno.

    Y a mí que me asustan las multitudes.

    Suerte.

    Posdata: ¿Alguien ha notado que Benedicto se parece al Canciller Palpatine?

    ResponderEliminar
  9. tienes razón, se parece. sólo hay que imaginárselo en carcajadas diabólicas después de derrotar al maestro Windu. Lo que me lleva a una pregunta... ¿Es el maestro Windu un Jedi Musulmán?

    ResponderEliminar
  10. Me llama la atención que mientras se pregonan nuevos pecados, no se hace enfaisis en una de las Enciclicas (2002, creo) de Juan Pablo II,donde afirmó que "El cielo y el infierno son estados del alma", donde paralelo al sentimiento de culpa se explicarán los alcances de esta sentencia, muchos temerian por la infelicidad infernal que se han procurado en esta vida y dese´perarín hasta el suicidio, pues ya no hay ultramundos, i cielos , ni infiernos...
    "solo gente como tu y yo"

    ResponderEliminar
  11. Lo siento Lorena pero segun nuestro amigo Palpatine esa idea de que el infierno es un estado del alma (muy poética entre tanto)esta "desactualizada". Según palpatine las palabras de J. P. fueron mal entendidas: el infierno sí es un lugar y esta relleno de gente. Además creo entender, que alguien me corrija, que ni el purgatorio existe. Es decir, lógica binaria mi amor, pal cielo o pal infierno.

    Por allí leí que el cuento con los "nuevos" pecados que no son nuevos es mover el sentimiento de culpa de los feligreces, porque la gente ya no se quiere confesar.
    Lo del infierno es me imagino para producir un terror que ayude al negocio.
    Todo combinado pues es hasta buena idea...
    En fin, es toda una serie de decisiones burocráticas que tiene como fín....... ¿? Ni idea, hasta aqui llega mi entendedera.

    ResponderEliminar
  12. Esta idea de que a la iglesia le tiene sin cuidado la naturaleza no es nueva. Fernando Vallejo insiste en ella cada vez que puede.
    Yo creo, como Vallejo, que esa crítica trasciende el ámbito de una carta al papa de turno. ¿Por qué el catolicismo no propende por un respeto a todo ser vivo? Sus voceros se llenan la boca hablando de vida y bueno, uno no ve que insistan mucho en cruzadas como salvarle la vida a los delfines rosados.

    Los delfines que se jodan porque no son adoctrinables, no pueden pagar diezmo.
    Eso parece ser lo que nos hace hermanos a los hombres: la capacidad de pago.

    A mi personalmente tampoco me desvela la idea de salvar a los delfines rosados, pero supongo que una religión más seria se ocuparía también de ese tipo de cosas.

    Es complicado.

    En todo caso la carta a Benedicto podría ser mucho menos irónica y mucho más aguda. Podría ser una verdadera epístola de páginas y páginas y páginas, como lo que intentó Vallejo, cagándola aveces con su irrefrenable lengua de culebrero paisa.

    ¿Recibió respuesta del vaticano?

    ResponderEliminar
  13. Hola Pime. Primero gracias por tus atinentes y desactualizadas criticas.

    Como ya mencioné en la carta a mi querido anónimo, mi pretensión no es originalidad. Entre otras, me guio más por mi sentido del rechazo, por mi indignación, por mi cólera, que por una reflexión intelectual profunda e informada, que no es mi intención hacerla. Faltara más... Eso también queda claro en la carta al anónimo resentido.

    Tal vez por eso es que la carta es tan "irónica", aunque poco aguda. Mi intención es expresar más un sentimiento que una idea.

    Por otro lado, si usted observa bien la carta, verá que queda claro que mi intención era que el asunto no estuviera circunscrito al papa de turno... lo que sí es cierto es que a Palpatine le tocó esta vez, no?. No hago nada insultando a una iglesia, hago mejor concentrándome en un pusilánime como Benedicto. Ese también es su trabajo.

    No conozco los textos de Vallejo, ma haría un favor inmenso si me los envía o me dice donde conseguirlos... gracias por la referencia

    Comparto lo de los delfines. En la entrada "perversiones mamíferas" de esta página plasmo mis razones. Por allí le hago porpaganda.

    En relación a la esperada respuesta le cuento que entre mis conocidos las opiniones se dividieron. Unos confiaban en que la carta sería respondida, otros entre los que me incluyo aseguraban que no la responderian. Que yo estoy seguro que ni el papa y ni el vaticano le prestan atención a cosas como la mía.

    Al final el servidor del vaticano, sospechosamente una semana después de enviado, devolvió el correo como rebote.... Se los volví a enviar por si acaso, con copia a la oficina de prensa del vaticano. Obviamente no espero respuesta.

    ResponderEliminar
  14. De acuerdo, yo tampoco guardaría muchas esperanzas de respuesta. Me imagino que ya tienen bastante con las millones de cartas de viejitas pidiendo audiencia papal. Supongo que los entretienen más los sobres que contienen billetes.

    Estoy en el proceso de escribir una pequeña reseña sobre la obra de Vallejo que le comenté. Le extiendo una humilde invitación en respuesta a su interés por la referencia:

    http://jpimentelc.blogspot.com/2008/03/sobre-la-puta-de-babilonia.html

    Sus comentarios son bienvenidos.

    Un salud cordial,

    Pime

    ResponderEliminar
  15. noticia de último momento: se encontró un manuscrito que data del año delacallampa el cual cuenta que todos los presentes en la "multiplicación de panes" llevada a cabo por nada más y nada menos que llisuscraist fueron sentenciados a cadena perpetua en el infierno. ahora se encuentran en el círculo número callampa de dante. con el tridente metido por ahí mismo. saludos.

    ResponderEliminar
  16. ¿Nuevos pecados?

    Por todas partes veo que se dice que el Vaticano habla de nuevos pecados. No es cierto, son los mismos pecados, solo se hacen precisiones modernas.

    En este articulo de Con nuestro Peru aclaran eso:

    El Vaticano y el pecado, lo que la prensa distorsiona

    http://www.connuestroperu.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1689&Itemid=32

    ResponderEliminar
  17. señorita maritza, se ve que usted no leyó bien la entrada. En ella queda clara que el autor conoce muy bien que estos "nuevos" pecados tal vez no son nuevos y que es posible que la prensa haya exagerado el asunto. Todo eso esta muy claro en la entrada... El problema que discute la entrada es más profundo que el meramente circunstancial de si los pecados son nuevos o no.

    Que vaina con esta gente que parece bruta y que no lee antes de comentar. Antes de comentar procure leer, y si lee lea completo, y si lee completo lea bien....

    recuerden todos el mensaje:
    "Cambia tu propia Arenita antes de escribir un Comentario"

    ResponderEliminar
  18. El tema del texto me pareció muy interesante; hace tiempo, y debo confesar que hasta con envidia veo que alguien haya tomado la iniciativa de enviar una carta a esa comunidad de doblemoralistas y contemplativos sujetos que observan guerras, hambre y muertes sin hacer mucho al respecto.

    ResponderEliminar
  19. TODOS LOS Q ESTAMOS OPINANDO AQUI IREMOS AL INFIERNO JAJAJAAA

    ResponderEliminar

IMPORTANTE: para publicar un comentario no necesitas cuenta en google. Sólo debes marcar en ELEGIR UNA IDENTIDAD o en COMENTAR COMO la opción ANÓNIMO.
Después de eso, listo, ya puedes escribir tu comentario sin problemas.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.