Hace una semana escuché la noticia más grotesca de inicios de siglo…


La energía ni se crea, ni se destruye. Cualquier idiota promedio sabe esto. Lo que no sabe cualquier idiota promedio es que la energía, aunque se movilice y muta, al final se degrada y se dispersa. Esto vale para cualquier sistema físico concebible hasta donde el hombre conoce. En efecto, la segunda ley de la termodinámica afirma que un sistema cerrado siempre avanzará hacia grados de degradación energética. Esto quiere decir que las estructuras organizadas, como la vida, se desorganizarán, y la muerte será el triste final de todo. Así también, y por las mismas razones, el calor acumulado se disipa y toda cosa al final termina tan fría como su cosa vecina (y no es una metáfora ni un juego de palabras). El infierno es frío señores y señoritas: no se dejen engañar por las avivaciones contemporáneas de las ridículas metáforas medievales. Esto de la degradación incluye obviamente la tierra. Pero, la tierra, que parece un sistema cerrado, tiene su secreto para remontarse por encima de ese fatídico destino: el sol. El sol calienta la tierra, introduce energía nueva en ella. Eso mantiene el ciclo de la energía del planeta en movimiento y, por tanto, las estructuras organizadas de la tierra permanecen en el tiempo y pueden aumentar o reproducir sus niveles de orden. Obviamente que el sol se degrada, y el sol no tiene su respectiva fuente de energía que lo sustente, eso creemos. Así que cuando el sol se degrade pues… “apague y vámonos” (literalmente). Pero eso no le preocupa a nadie todavía.

El sol es importante, calienta el agua marina y la evapora, ella cae en lluvia en las montañas y es arrastrada por ríos de nuevo hasta el mar (el famoso ciclo hidrológico). Pero, tal vez el más importante ciclo que mueve el sol es el ciclo de la vida. Su protagonista es la clorofila de las plantas. No recuerdo que poeta afirmo que una brizna de hierba era solo el producto de un día de trabajo del sol, tal verso expresa de manera explicita un hecho biológico desnudo. Nosotros somos sol, toda la biomasa de la tierra es salvo pequeñas excepciones, directa o indirectamente, energía solar hecha carne.

El hombre tiene también sus fuentes de energía propias. El petróleo es en este momento el más preciado de los combustibles, casi toda (sino toda) la economía energética del mamífero humano terrestre gira en torno a este líquido negro viscoso. Si pensáramos con claridad en lo dependiente que somos de este recurso caeríamos en una desesperación histérico-paranoide no comparable con ningún suceso de nuestra larga-corta historia. Pero el petróleo no es más que energía que surge de la antigua biomasa terrestre muerta y fosilizada. Es decir que nuestros patéticos aviones y ridículos vehículos se mueven a fin de cuentas por la transformación que los organismos biológicos le han dado a la energía solar.

Podría pensarse que con toda su inteligencia el hombre encontraría las vías tecnológicas para adquirir directamente la energía de su fuente, pero no. Lo que esta haciendo no es reducir los intermediarios biológicos, sino esclavizar más a fondo esos intermediarios que ya manipula. En efecto, resulta que hace pocos días me enteré de esta noticia: “Hoy se puede considerar un día Histórico, en que un Boeing 747, de Virgin Atlantic Airlines hizo un vuelo experimental por primera vez usando Bio-Combustible. El vuelo fue todo un éxito. Esto es un gran paso adelante para cortar la dependencia de fósil-combustibles, en que tanto dependen los países industrializados”. El biocombustible utilizado en el vuelo se compone de una mezcla de aceite de coco y de nueces de babassu provenientes al parecer del Brasil.

Esta es, señores y señoritas lectoras, la noticia más grotesca de este siglo. El agrado con que algunos han recibido la noticia es la cosa más estúpida, imbécil, idiota, tonta, asna, bucéfala, cretina y cenutria que he experimentado, y me ha causado los cólicos y dolores de cabeza más horribles de este siglo. Me doy asco al pensar que pertenezco a la misma especie que los pervertidos responsables de provocar, alentar y defender este tipo de “avances” de la “civilización”.

Hay que ser bien borrico para no darse cuenta de las consecuencias de este tipo de eventos. Que por favor no se me acuse de estar preocupado porque la producción en masa de estas plantas le despoje de tierras preciosas a la agricultura con fines alimenticios. Tampoco porque los que sufrirán de hambre serán los países no industrializados como los de Suramérica y que además serán explotados en una vorágine de dependencia económica que, entre otras cosas, nunca ha dejado de existir. No, esto no me preocupa. Si existen seres humanos que bien harían en desaparecer de la faz del planeta con rapidez serían los de estos países tercermundistas. No me preocupa que muramos de hambre. Mal haríamos en volvernos ejemplos de la cima de la civilización occidental y que destruyéramos lo poco bello que ya le queda a estas inhóspitas tierras. Lo más noble que podríamos hacer, como latinoamericanos, seria autoaniquilarnos (tal vez en un programa donde nos suicidemos felices frente a las cámaras, estilo Happy Tree Friends) y dejar que los bosques reinaran otra vez en el nuevo mundo. Eso sería deseable, sino fuera porque obviamente el resto de los fantoches mamíferos humanos del planeta se apoderarían de estas tierras (de nuevo). Entonces, si no me interesan las consecuencias económicas, sociales y políticas de esta noticia, ¿entonces, que?.

En el ciclo de la vida la energía del sol se transforma en biomasa, y la biomasa vegetal se transforma de múltiples maneras, de tal forma que toda la diversidad de la biomasa vegetal y animal del planeta proviene de una única fuente. Pero en la medida en que la biomasa terrestre es utilizada en una sola dirección ocurrirán varios fenómenos desastrosos:

1) Si se cultivan un sinnúmero de tierras los nichos ecológicos de miles de especies se verán reducidos. No hablo sólo de las selvas sino de todas las especies de bichitos, serpientitas y cositas que crecen en millares de árboles diferentes al árbol de coco o la palma de azúcar y que no están adaptados para vivir en ellos. Cadenas alimenticias enteras caerían como castillos de naipes.

2) En el ciclo natural de la vida la biomasa se transforma en más biomasa altamente organizada, y el nivel de entropía de esa compleja y delicada energía se mantiene bajo. Pero el uso combustible de esa biomasa la transforma en la más degradada forma de energía conocida: el calor.

Las consecuencias de estos dos hechos son fácilmente describibles.

Puede que los defensores de este tipo de energía la defiendan por ser “ecológica” (incluso se habla ahora en Europa de aerolíneas “verdes”, ja ja ja). Pero, lo cierto es que termodinámicamente estamos contaminando el planeta con niveles de entropía altos que se verán reflejados, sino en altos niveles de co2, en cualquier otra cosa imaginable igual de dañina. El solo hecho de que tanta energía se transforme en calor es de por sí terrorífico. Utilizando las palabras de un gran amigo e inmenso cerebro que afirmaba desconfiar (refiriéndose a los discos duros magnéticos y a los CDS ópticos) de una tecnología que necesitara para funcionar que algo diera vueltas, puedo yo ahora decir que desconfió de una tecnología que necesite para funcionar producir tanto calor. La producción de calor en una tecnología es algo tan primitivo como idiota. Se me dirá que esto sucede ahora como siempre ha sucedido y entonces ¿Cuál es la diferencia?. La diferencia radica que por lo menos con los combustibles fósiles esa degradación de la energía no se hacia a costa del ciclo natural de la vida actual, al fin y al cabo el carbón y el petróleo están muertos. Ahora lo que se hará sin duda será arrebatarle energía a los organismos vivos actuales para gastarla en calurosas fiestas transatlánticas de bioetanol.

Por otro lado, pues tenemos la destrucción de la biodiversidad. Espero no tener que argumentar sobre ello. tendremos en un futuro un planeta limpio de emisiones de gases pero totalmente uniforme, tedioso, repetitivo, donde los únicos seres vivos serán, con suerte, pollos, vacas y caballos. yo me emociono cuando veo una serpiente, mis hijos cuando vean un no sólo una mariapalito, por ejemplo. Odio los zoológicos, cuando veo una carpa de circo lloro, pero en un futuro los muchachos tendrán que ir a admirar a los cucarroncitos y las arañitas en zoológicos o circos. ¡¡Dios, ten piedad de nosotros y llévanos a todos, pero rápido!!.

Un proyecto en Internet nuevo en Internet: crear una enciclopedia de la vida que tendrá como objetivo diseñar una página Web por cada especie-organismo vivo del planeta. Puedo preveer que, aunque piensen lo contrario ahora, tendrán muy poco trabajo en el futuro.

6 comentarios:

  1. Oyeme, corro el riesgo de obtener una respuesta. Estoy de acuerdo con tu planteamiento, pero es normal que algunas personas se molesten pues la perspectiva desde la cual lo escribes es un poco agresiva. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bueno, mira el lado amable....

    Un planeta más limpio para los pocos arios o europeocentristas que sobrevivan a la hambruna que ya está generando la produccionde dicho combustible. cito dos alimentos cuyo precio se ha icrementado por su comercializacion como etanol: azucar y aceite.

    ResponderEliminar
  3. se me ocurre que en este futuro proximi, paradojicamente, los animales seremos algo más valioso y hasta ostensivo.

    ¡Eso es más triste aún!

    ResponderEliminar
  4. Con esto reafirmo mi percepción. Tu soberbia es de tal magnitud que tu animadversión por la raza humana se hace evidente.
    Poseo exáctamente la misma información que vos para determinar las inminentes causas de crash en la especie humana. Pero, a diferencia tuya, no dejo la esperanza de lado, tal vez porque quiero ver a mis hijos gozar de un atardecer en la Tierra.

    No creo que puedas cambiar tu pesimismo, aunque tal vez puedas transformarlo en, al menos, un excelente servicio informativo.

    Rescato tu capacidad de análisis y calidad de información pero estoy absolutamente convencido que el rechazo que causas en tus lectores se debe pura y exclusivamente a tu SOBERBIA.

    Abrazo.

    OliverX, "UbberMensch"

    ResponderEliminar
  5. reveldetuabuela.blogspot.com/27 de mayo de 2008, 6:20

    Yeahh
    Lo sorprendente de esta entrada es que es obvia...
    Es obvio lo que decís y sin embargo nadie lo nota!!
    Vamos a festejar poniendo el ecosistema completo en nuestro podrido tanque de nafta.

    ResponderEliminar
  6. Me da un poco de risa como la agresividad se ve reducida a un cariño cursi-patetico por los animales, ¿te gustan los animalitos bebe? ¿te gustan las culebritas? definitivamente tu punto flaco jaja.

    ResponderEliminar

IMPORTANTE: para publicar un comentario no necesitas cuenta en google. Sólo debes marcar en ELEGIR UNA IDENTIDAD o en COMENTAR COMO la opción ANÓNIMO.
Después de eso, listo, ya puedes escribir tu comentario sin problemas.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.