La herida que siempre hemos tenido...

Las cuatro heridas
Las “heridas narcisistas” de la modernidad según Freud son aquellas que, de una u otra forma, desmontan al hombre del lugar predilecto en el que él mismo se había situado en el universo.
Cronológicamente ellas son: la teoría heliocéntrica de Copérnico, la teoría de la evolución de Darwin, y la exposición del inconsciente por el propio Freud.

Copérnico nos expulsa de nuestro lugar privilegiado en el mundo, el centro del sistema solar. Diluye además la finitud cerrada del universo aristotélico para instaurar un espacio frío y silencioso lleno de interrogantes más que de respuestas para el alma del hombre.
Darwin por su lado arremete contra aquel pedestal elevado donde nos manteníamos distanciados del resto de las criaturas vivas e inertes, como entes semidivinos creados a nuestra imagen y semejanza. No tenemos ahora el poder religioso para someter y esclavizar a los animales, antes nos vemos rebajados a ser también meros animales, frutos del azar y las variaciones climáticas.
Freud por último destroza las cañerías escondidas de la razón humana y nos enseña a observarnos como seres manipulados por nuestras propias pulsiones desconocidas. No nos queda más que dudar de todas nuestras supuestas evidencias racionales por estar fundamentadas en pasiones sin control.
Una herida sobre nuestro lugar en el mundo, una sobre nuestro origen, una sobre nuestra razón. Sin embargo, hay una cuarta herida que pocos reconocen pero que siempre ha estado allí, una herida oculta que nos define de forma negativa e insistente. Una cuya sombra no es reducirnos o humillarnos, sino exhibir nuestra vergüenza y nuestra falta de reflexión sobre nosotros mismos y sobre el resto del universo. Esa herida no tiene nombre, ni protagonista, ni es teoría alguna que pueda ser refutada, y sólo puedo explicarla trabajosa y torpemente.


La pregunta que nos permite reconocer nuestra herida es sencilla: en todas esas estrellas infinitas que constituyen nuestro universo ¿existirán seres inteligentes, seres hermanos parecidos a nosotros, o es que simplemente estamos solos en el universo?
Reflexionemos sobre las respuestas posibles:
  • No somos los únicos, existe al menos un planeta donde la vida ha germinado al igual que aquí, como una infección vaporosa causante de todos los edemas asombrosos del mundo.
Pero si en otro planeta la vida fue posible, entonces ella no es un acontecimiento singular, sino un patrón repetible, aburrido y cómodo.
  • O somos los únicos, no existe ningún planeta donde la vida se haya abierto paso a través de podridos mecanismos.
Pero si en otro planeta la vida nunca ha existido, entonces la vida es un acontecimiento singular que no responde a ningún plan o ley, es un simple hecho perdido, desesperado y absurdo.

Lo que se presenta entonces en este momento es un dilema compuesto por dos islas carcomidas por la misma acuosa y turbulenta ignorancia. Esa herida abre nuestra carne en dos y descubre la desnudez del hueso, el vacío blanco y poroso del que estamos hechos… Es que ser conscientes que nuestra vida se lleva a cabo a la luz de esa mísera oscuridad es realmente aterrador.


Los cuernos del dilema

Reflexionemos sobre los dos cuernos del dilema.
Cuerno 1: Imaginemos primero que somos únicos. Si estamos solos entonces el vasto universo obedece a mecanismos que no nos pertenecen y a los que no pertenecemos. Somos entonces organismos desgraciados que comen, copulan, se asesinan y excretan sin sentido alguno…
Recuerdo que escuché una vez uno de los argumentos más famosos esgrimidos a favor de la idea contraria (que no estamos solos): "Si en verdad estamos solos en el Universo, ¿no les parece un gran desperdicio de espacio?"… Que idiotez tan sorprendente. El universo a fin de cuentas ni noticia de lo que es la maldita economía del espacio (como si fuera algo de suyo evidente que el cosmos no fue decorado por un jodido minimalista). El argumento pretende ser religiosamente neutro, pretende colocar al hombre en un contexto materialista donde la evolución juega un papel preponderante y donde ella le da sentido a las criaturas terrestres porque las hace pertenecer a un biologismo popular, democrático. Pero el argumento no pasa de ser un miserable “debe ser” racionalista, un muérgano pseudorazonamiento que carece tanto de confirmación como de honor, una manifestación desesperada de los calzonudos, de los cobardes atemorizados con nuestra propia tontería. Qué desperdicio de espacio ni que tontería.

Hasta hace poco sentía admiración por los físicos, los astrónomos y los cosmólogos humanistas estilo Carl Sagan o el Parapléjico aquel, pero ya no gracias al señor mi dios que en él confío, y me reservo los denuestos porque ya me imagino la gente jodiéndome porque no respeto ni a las mentes más brillantes de este siglo (como si el vocablo “mente brillante” fuera consistente lectores imbéciles de esquina).

Cuerno 2: Imaginemos ahora que no estamos solos, que somos simplemente una manifestación más de un cúmulo infinito de acontecimientos iguales a nosotros, el universo entonces lleno de vida y de inteligencia. Pero entonces no hay nada de digno en el ser humano. ¿Creaciones de dios?, ¿de un dios prolífico, promiscuo y desesperado?, ¿eyaculando desordenadamente sobre los millones de puntos cardinales del firmamento?... ¿O somos simplemente una consecuencia más de una ley natural igual de fértil que una deidad desesperanzada de sí misma? De todas formas, no entiendo realmente qué podemos esperar de nuestra existencia si el cosmos se encuentra sobrepoblado de mentes, brazos, intestinos que se atragantan con otros intestinos, ojos que absorben la savia de las cosas desde eones atrás. Comparado con este universo de riquezas y de mentes nuestro propio mundo no es más que una humillación. Frente al resto del cosmos nosotros mismos somos nuestra más avergonzante refutación moral.

Esos son los dos cuernos del dilema. Esa es la gran herida que he querido descubrir con torpeza. Cómo es posible que el ser humano pueda seguir su vida pretendiendo ignorar ese teatro cósmico que se le oculta mediante un telón de penumbra. Un teatro que nos define como un absurdo o como una vergüenza.

Yo, yo sé por qué, sé por qué el ser humano puede seguir tan cotidiano y bobo. Es la ignorancia. No conocer realmente la respuesta al dilema nos permite pretender que no existe, que estamos más bien frente a una disyuntiva inútil, falso aprieto que no sirve para nada y que sólo ocupa a inteligencias desocupadas y pseudointelectuales. Esa es la razón por la cual el hombre no es capaz de penetrar su propia llaga con el dedo.

Sólo es imaginar que al ser humano se le presente con absoluta certeza una respuesta al dilema para que su mundo termine. Para que nos invada el terror absoluto y despótico de la soledad, o para que nos invada la vergüenza de reconocernos torpes niños endebles, culicagados llenos de hermanos mayores (o aún si sólo encontráramos menores, si nosotros somos lo más maduro que ha podido surgir de la búsqueda de la estabilidad de la materia, pues eso si sería para no dar el brazo a torcer con la idea de que el universo en su totalidad no es sino una caca colosal surgida de la singularidad rectal de la Nada (¿qué habrá comido para cagar eso?, la sola pregunta me asusta pero me permite una tangencial reflexión[1])).


Las soluciones posibles nos llevan a lo mismo
(la verdadera herida)


Pero eso no es todo. Porque, estoy convencido, es posible sentirnos perturbados sin que la respuesta concreta al dilema se nos revele. La razón es que sea cual sea la respuesta se puede desprender la misma consecuencia: Si estamos solos, entonces todo el universo es una gran simetría árida, un gran patrón que se repite y que sólo nos tiene a nosotros como vil excepción que no vale ser tenida en cuenta. Si, en cambio, no estamos solos el universo, entonces él es de nuevo un gran patrón que se repite, y nosotros somos simplemente un grano de arena más, un subproducto de cualquier ecuación aburrida.
Si estamos solos entonces el universo es un patrón que se repite. Si no estamos solos entonces el universo es un patrón que se repite.
Como estas dos opciones se reparten todos los posibles universos humanos, entonces este universo, suceda lo que suceda, es la misma estupidez vuelta un patrón. Un círculo perfecto que no es capaz de movimiento o de evolución, un bosquejo en blanco y negro.
Probablemente todo el universo sea sólo el crecimiento enfermo de algo mucho mas tedioso, grande y omnicomprensivo, una gran burla muy bien planeada... Dios crea el universo, el universo crea las estrellas, las estrellas crean los planetas, los planetas generan la vida, la vida impone la necesidad, la necesidad crea la carne, la carne crea la necesidad, la carne y la necesidad crean al simio, el simio afila el pedernal, el pedernal crea al Hombre, el Hombre crea a Dios, el cual crea el universo. Aquel universo que ha posibilitado la existencia misma del pedernal, que ha creado al hombre. En ese macrocosmos Dios, Hombre y Pedernal se mantienen bien ocupados. Semicírculos de una sola geometría que rueda sin causa alguna cuesta abajo, para luego ascender. Y de nuevo. Del vértigo existencial dan ganas es de vomitar.
Por eso no creo en multiplicidad ni en variedades ilusorias o creativas. Productos son de las pasiones de los que no creen en la verdadera bendición, la de la carne, la de la sensualidad. No es posible entonces sentirse angustiado o desesperanzado cuando, en principio, siempre se ha vivido en oscuridad. La única alegría que siento es que por dentro somos también repetitivos, que en nuestros cuerpos fluye un reino microscópico voraz, un paraíso igual a éste que nos reciclará en nuestra muerte. Quizás dioses allí no existan, pero ese mundo interno existe, y en ese mundo hay una selva que en este mundo no conozco, pero que amo; y la selva misma existe y persevera. Una selva microscópica pero real, no ilusoria ni metafórica… El hombre a lo largo de sus días se alimenta de semillas, de esporas levantadas por el polvo, de parásitos sin nombre. Sin saberlo una selva ha crecido en su vientre enfermo. Allí se alojan Tigres-Gusano habitando en cuevas pulmonares.
En esa mi selva me sumerjo de noche. Arrastrándome sobre las hojas, y entre gritos casi humanos de agitación, sigo el camino de heces arrojadas hasta las acumulaciones de mis primates. Allí surge otra inteligencia o no surge ninguna. Repugnante todo en sus detalles.



[1] Este pensamiento obviamente oculta una paradoja:
Si el universo fue cagado, entonces el ano debería haber existido antes que él. Pero entonces, ¿donde estaba el ano previamente?. Pues en un meta-universo se podría responder, y entonces la nueva pregunta es cómo surgió ese meta-universo, y si fue cagado el meta-universo mismo, entonces su origen debe estar en un meta-meta-universo, y así ad nauseam. Esto obviamente (?) es inaceptable.
Pero, además del anterior problema lógico, se encuentra este otro problema: que cada universo utilizaría como alimento y cuerpo la cagada del anterior, lo que generaría una degradación nutricional inimaginable de la materia del cosmos.
La única solución posible a este problema es admitir que el universo se cagó a sí mismo. No dejemos por favor que la metáfora fisiológico-digestiva nos impida ver una posible salida razonable al serio problema del origen.

20 comentarios:

  1. No sé si ya te habrás dado cuenta, pero el culicagado que aparece en la foto de perfil del enlace de "adriana", es el mismo que en el post anterior te atacaba con tonterías.

    ResponderEliminar
  2. O es el mismo o no tienen pudor en multiplicarse como conejos

    ResponderEliminar
  3. Parece que en este universo cuyo extraño pero verdadero sentido (que puede ser el sentido del non-sense)escapa a mentes y ojos humanos, los humanos nos obstinamos en proclamar que el único sentido del universo es justificar nuestra estúpida existencia.

    Oh, que felices seríamos si fuésemos bacterias.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que esta palita de arena la dejo con cierto temor de ser atacada por el autor posteriormente, pero bueno, no me tiembla la mano para escribir lo que sea que mis neuronas produzcan, asi aquello tenga olor facaloide y no sea muy agradable a la vista, y aqui va: Las personas no buscan respuesta a estas cuestiones "indescifrables" simplemente por la comodidad que ofrece el cobijarse en la explicación divina, ese refugio falsamente seguro ha actuado en nuestros organismos como una especie de opio que nos adormece el cerebro, con el tiempo, nuestras pequeñas y antes traviesas neuronitas, se van acostumbrando a este estado de plateau y deciden cómodamente no desgastarse en algo que para ellas, no tiene importancia, porque la verdad aqui es que a la gente le importa un carajo saber si hay o no hay vida en otrso planetas y les importa muchisisisisimo menos saber cómo carajos llegaron a estar parados en el pedacito de tierra en el que todas las mañanas dejan su ración de basura diaria. Lo único cierto en todo esto es que carecemos de certezas.

    ResponderEliminar
  5. paso a disculparme, por mi actitud racista de la última ocación, el color de la piel no es importante, lo que importa es todo lo bueno que cada persona puede aportar a la sociedad.
    por favor aclarame que me quisiste decir con lo que soy producto de zeigeist, ¿que no es eso un mito escandinavo?

    ResponderEliminar
  6. Mi siempre bien cocido Germancito. 5 cosas.

    Nunca había visto a alguien tan interesado en mostrar que es racialmente tolerante, pero tan poco preocupado en ofrecer razones en contra su ser fronterizo.

    Puedes buscar en la sabiduría de google el significado de Zeitgeist (con una “t” en la mitad, debí haber cometido un error MECANOGRÁFICO al digitar el término la primera vez. ¿Te das cuenta que aprendí de tu corrección?, esta visto que uno aprende algo hasta de idiotas). Si te da pereza buscar zeitgeist es un término alemán que podría tal vez traducirse al castellano como “el espíritu de la época”

    “Ocación” se escribe “ocasión”. No creo que sea un error taqui, meca o tipo, eso es claramente un error Orto-Gráfico. Haciendo la analogía es posible que el semen de los negros se te haya subido al cerebro y te haya arrebatado tus grandes habilidades literario-lingüísticas.

    Eso de que “importa sólo lo que cada persona aporta a la sociedad” es una estupidez de pendejito fumador de hierba. Además, si fuera cierto, a ti sería al primero que empalarían frente al honorable Congreso de la República. Allá en tu ciudad.

    Aquí en mi página tu perdiste tus derechos hace rato. Por creerte mas machito y mas puto que el resto del universo, racista medio huevo (por cierto, creo que incluso soy más blanco que tu germancito). Así que, ábrete, o le digo a los negros que se vayan untando vaselina en los prepucios para otra función contigo y tu señora burrita.

    ResponderEliminar
  7. Hay una herida que a mí se me está empezando a infectar: la del hecho cierto que moriré.
    Me gusta la vida.
    El conocimiento avanza muuuuuuuuuuy despacito, pero mi vida corre hacia su fin muuuuuuuuuuuuuuuy deprisa.
    Eso me jode.
    No sabré nunca el final del misterio.
    Eso también me jode.

    ResponderEliminar
  8. Tal vez la muerte es el final del misterio.... Obviamente no el final del espectaculo circense que es el mundo, lamentablemente ese nos lo perderemos.


    mi maestro dice: la vida noc umple sus promesas, tal vez la muerte no cumpla sus amenezas.....

    pero eso no es que me diga mucho tampoco, la muerte es una vaina muy jodida...

    ResponderEliminar
  9. Complicado, prefieros los líos humanos

    ResponderEliminar
  10. De cierto te digo que, efectivamente, es usted un "buen hombre".

    ResponderEliminar
  11. Estimad@ Latrodectus,
    aca te pongo un pedazo de un ensayo que habla de la posibilidad de libertad, que igual sirve para el debate este de significado. dice:

    [...]to consider ourselves as individual entities in an interrelated Universe has the tacit assumption of considering ourselves outside of this Universe.

    Y con esto digo que aunque seamos/sigamos esos dos cuernos de patrones, (que chingue a su madre), somos parte de un patrón grandisimo como la mierda esa que dices algún culo sacó.

    saludos.

    Txus
    www.ciudadsomnolienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. Señor Latrodectus.

    Soy la madre de Germán y estoy indignada por los terribles mensajes anónimos que seguramente usted deja en la página de mi hijo.

    Éste fue el último y espero que lo asuma con valentía:

    "¡Ay! ¡Papito lindo! ¿Por qué no te callas? Cada comentario que haces en otros blogs sólo demuestra tu rabietilla adolescente y superflua.

    Sé que intentas llamar la atención a través de la pedantería y el griterío, pero sólo te humillas a tí mismo. No sabes dominar la ironía y menos aún el sarcasmo. Ten paciencia que ya te crecerán pelitos en las huevas y en el culito.

    No es bueno para tu imagen convertirte en el hazme reir virtual y esa foto en tu perfíl puede causar que la burla se extienda inclusive a la calle, cuando te reconozcan."

    Espero que por favor se retracte o puedo demandarlo. No se cre, soy abogada y estoy dispuesta a llegar a las últimas consecuencias si usted no deja en paz a mi chiquilín.

    Martha de De Large.

    ResponderEliminar
  13. Mi señora Martha, el día que yo quiera seguir insultando a germancito lo puedo hacer desde mi propia página.

    Un comentario ANONIMO en un blog no creo que le permite generar algún tipo de proceso judicial en contra de mi persona.
    ¿Me cree usted PENDEJO?, le recuerdo que la que estudió derecho fue usted yo no sufro de eso.

    Si va a demandarme bien puede hacerlo por los insultos que le ofrezco fraternalmente y con mucho cariño a su hijo aquí en mi blog, no tengo problema con eso ya que en los comentarios es evidente que germancito también se las trae con lo costeñofóbico y lo racista.

    No necesito dejar anónimos en ningún lado, y menos en la página de su “chiquilin” que no tiene nada que ofrecerme. Hombre que yo soy un tipo que tiene muchas cosas en que pensar y usted me trata como un desocupado promedio (estilo abogado de ciudad).

    Para un alma pobre en imaginación tal vez sea posible asociar ese mensaje, que usted transcribe que según le colocaron a germancito en su bloguito, conmigo. Pero el que escribió esos insultos insípidos y sin gracia seguramente tiene la misma inteligencia que su hijo asi que no me compare con su retoño.

    Por otro lado ni idea quien demonios sea usted porque no me creo realmente el cuento de que usted sea la madre de germancito, ese modus operandi no es de un abogado por muy pisapelotas que sean hoy en día, y por muy molondra y relojera que sea la madre de un adolescente roto como germancito no me la pinto en pleno siglo XXI tratando a su hijo como un retrasado de vereda amarrado al palito de guayaba para que los otros niños no le tiren pu pu de perro.

    Yo debería mas bien demandarlo a él por ensuciar mi blog con estupideces de niño culicagado. Si resulta que es menor de edad todavía entonces tal vez la pueda denunciar a usted con el ICBF por haber permitido que su hijo creciera sin educación especial.

    saludos y un beso, le deseo buen dia...

    Por si las moscas: Siento mucho lo de los negros.

    ResponderEliminar
  14. infectada en ti donde tu no me ves5 de junio de 2008, 18:09

    Eres el tipo más galante y firme del planeta
    me gustan tus habilidades aun cuando te pasas de grosero a veces

    He sido una presa fácil e incauta, un borreguito al que has llevado de un lado a otro solo con responderme indiferente una pregunta.
    No puedo dejar de leerte, no puedo dejar de hacer cosas para llamar tu atensión. Maquinar secretos para que me veas,
    engañarte para que creas que soy diferente de lo que no vez.

    pero tu solo le prestas atension a tus asuntos y parese que nada te importara, a veces me da rabia de gritarte

    Si supieras quien soy tal vez no te importaría me verias, te sonreirias y eso sería todo.

    te seguire dejando anonimos asi sea para que tengas cosas en que pensar y a quien responder pero no me respondas a mi por favor

    no puedo dejar de leerte, aunque creo que no tengo nada que decirte, me entiendes?

    Firma: la mujer que te desea, desea, desea y... se sonrie a la vuelta de la esquina. La que te ve a diario, la que te observa desde una banca ¿por qué no me ves trozo de tormenta? ¿Te veo a a diario y no me ves?. Todos los días viendote en la u y quiero declararte mi amor y no lo notas, me evades.

    Despierta

    ResponderEliminar
  15. no me ves de nuevo5 de junio de 2008, 18:12

    si me dedicaras la cuarta parte del tiempo que yo te dedico a ti leyendote y estudiandote

    ResponderEliminar
  16. OMFG!!! parece que tenés "una fan enamorada" jajajaja... excelente! jaja

    ResponderEliminar

IMPORTANTE: para publicar un comentario no necesitas cuenta en google. Sólo debes marcar en ELEGIR UNA IDENTIDAD o en COMENTAR COMO la opción ANÓNIMO.
Después de eso, listo, ya puedes escribir tu comentario sin problemas.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.